SKYRAIL RAINFOREST CABLEWAY
Una de las actividades más populares en Cairns es la visita a Kuranda, pueblecito que se encuentra a tan sólo unos kilómetros al norte de Cairns. Pero si duda, la mejor manera de llegar a Kuranda desde Cairns es a bordo del teleférico llamado Skyrail, que se desliza sobre la copa de los árboles. Y por que no combianar la experiencia con el tren escénico Kuranda Scenic Railway?
SKYRAIL ES UNA DE LAS ATRACCIONES MÁS VISITADAS DE TROPICAL NORTH QUEENSLAND. DESDE QUE COMENZÓ SU ANDADURA EN 1994, MILLONES DE PERSONAS HAN DISFRUTADO DE UN DELICIOSO VIAJE SOBRE EL BOSQUE. ANÍMATE!
Skyrail, una de las mejores maneras de visitar Kuranda.El teleférico Skyrail se extiende por 7.5km por encima del fabuloso bosque tropical. Con Skyrail el visitante se desliza solo unos metros sobre la copa de los árboles antes de adentrarse en el corazón de la selva, teniendo parada en dos estaciones diferentes antes de llegar al destino.

Skyrail es una experiencia única en el mundo, la atracción turística más popular en Tropical North Queensland, y te darás cuenta de por qué en cuanto subas a bordo de una de las góndolas. Más que un teleférico, Skyrail ofrece la oportunidad de observar esta selva tropical de más de 135 millones de años y Patrimonio de la Humanidad de una manera que de cualquier otra forma sería imposible. Skyrail, con una longitud de 7.5 kilómetros desde las lindes del bosque cercanas a la costa hasta llegar a Kuranda sobre el parque nacional Barron Gorge, es el teleférico más grande del mundo. Cada góndola se desliza silenciosamente a tan sólo unos metros sobre las copas de los árboles, y en alguno puntos parece que incluso se deslizan entre ellos.

Mientras te desplazas hacia el interior y las vistas de Cairns y la costa desaparecen, la vegetación sobre la que te encuentras comienza a ser más densa y exhuberante. Podrás ver helechos enormes, que con seguridad pesan unos cuantos cientos de kilos, en las copas de algunos de los árboles más altos. El verde intenso está roto en abundantes ocasiones por el color rojo de una especie de árbol, inusual porque tiene clorofila en las ramas, por lo que no requiere hojas verdes para la fotosíntesis.

Durante el tour, podrás parar en dos estaciones, una de ellas Barron Falls, que ofrece vistas impresionantes de las cataratas el Río Barron, y la otra llamada Red Peak, donde guardabosques ofrecen tours educativos del bosque a través de un paseo de madera. Con estos tours aprenderás el uso que los aborígenes han venido dando a las plantas con las que han convivido durante miles de años.

Desde su comienzo, en 1994, Skyrail ha ganado muchos y distintos premios, incluyendo, entre muchos otros:

- Premio a la atración turística más concienciada con el medio ambiente
- Premio al mejor proyecto de desarrollo turístico
- Premio a la mejor atracción turística en más de 10 ocasiones

La idea original de Skyrail surgió en 1987, fecha a la que siguieron 7 años de estudios de viabilidad, un estudio sobre el impacto medio ambiental y muchos otros estudios relacionados con el bosque, en los que estuvieron involucrados desde el gobierno local al central.

Se hizo coincidir el emplazamiento donde se colocaron las torres de Skyrail con espacios existentes entre los árboles, y toda la construcción fué vigilada de cerca para asegurarse que ninguna de las especies animales en peligro de extinción o simplemente que viven en el bosque sufriera daño alguno por la construcción.

Cataratas del Río Barron vistas desde Skyral.El pie de las torres fué construido a mano, enterrándo éstas a una profundidad de hasta 5 metros. Y utilizando para ello picos y palas únicamente. No se construyó ninguna carretera ni camino durante la construcción de Skyrail. Los trabajadores tenía que caminar hasta llegar a las torres más alejadas cada día, llevando consigo su equipo, lo que les llevaba una hora al día.

Se contó con la ayuda de muchos helicópteros para ayudar en la construcción. Se utilizaron en su mayoría para transportar el equipo, los materiales y el cemento a las torres y a las estaciones en la selva. Los helicópteros llevaban su carga sujeta por cuerdas no más largas de 100 metros, para así evitar que ninguna turbulencia afectara a la delicada copa de los árboles.

Debido al tamaño de las torres, localizarlas desde el aire no era tarea fácil, y se optó por utilizar GPSs, navegación vía satélite, y comunicación por radio. Así los pilotos se aseguraban que dejaban su carga en la torre indicada.

Helicópteros rusos Kamov, especialmente construidos para transportar cargas pesadas, se utilizaron para transportar las torres a sus emplazamientos. Las torres se transportaron por partes y se armaron una vez en su destino. Algunas de las partes pesaban más de cinco toneladas. El cable se colocó una vez situadas las torres y también se utilizaron helicópteros para tensarlo.

Las estaciones Red Peak y Barron Falls fueron diseñadas para integrarse con el resto de la selva circundante y minimizar el impacto medioambiental, construyéndose, para ello, en claros existentes. Los helicópteros transportaron 900 toneladas de acero, cemento y materiales de construcción hasta el emplazamiento de la estación Red Peak.

15 meses y $35 millones más tarde, Skyrail abrió sus puertas al público, el 31 de agosto de 1994. El teleférico originalmente contaba con 47 góndolas, con una capacidad para acoger a 300 personas por hora. Sin embargo, en 1997 el número de góndolas se aumentó a 114, siendo posible acoger a 700 personas por hora.

En el momento de su inauguración, Skyrail, con 7.5km de longitud, era el teleférico más largo del mundo. Pero aún más importante, Skyrail ofreció a los visitantes una oportunidad única y pionera en el mundo entero: descubrir la selva tropical de una manera segura y sostenible con el medio ambiente.

El projecto de Skyrail, y su construcción posterior, necesitaron de técnicas de construcción pioneras. Aún hoy en dia, Skyrail sigue siendo el teleférico más en armonía con el medio ambiente del mundo.


Skyrail Rainforest Experience, en Kuranda.