THE BLUE MOUNTAINS
Si vas a pasar unos días en Sydney no puedes dejar de visitar las Montañas Azules, situadas tan sólo a una hora de la capital de Nueva Gales del Sur. Las Montañas Azules ofrecen una experiencia completamente distinta a la que encontrarás en la cosa y los dramáticos paisajes que se suceden te dejarán fascinado. Escápate a las Blue Mountains, una de las zonas más bellas de Nueva Gales del Sur.
LAS MONTAÑAS AZULES SON PERFECTAS PARA ESCAPAR DEL RUIDO DE LA CIUDAD. PERO SON MUCHO MÁS QUE UN LUGAR DE ESCAPE. EN LAS MONTAÑAS AZULES VIVIRÁS UNA EXPERIENCIA ÚNICA EN AUSTRALIA.
Las Tres Hermanas, uno de los lugares más fotografiados de las Montañas Azules, cercanas a Sydney.Las Blue Mountains, o Montañas Azules, están localizadas a unos 48 kilómetros al oeste de Sydney y, contrariamente a lo que su nombre indica, no son tanto montañas como mesetas con cañones erosionados y desiguales que llegan a tener hasta 760 metros de profundidad. El nombre lo reciben del característico color azul que presentan las hojas de los árboles vistas desde la distancia, que proviene de aceites volátiles que producen los árboles de eucalipto. Una gran parte de las Blue Mountains está dentro del área declarada Patrimonio de la Humanidad.

En 1788 Arthur Phillip bautizó con el nombre de Carmarthen Hills a la zona norte de este parque y Lansdown a la zona sur. Sin embargo, el nombre de las Montañas Azules pronto se popularizó. Aunque los aborígenes australianos ya llevaban habitando en la zona miles de años, los primeros colonos europeos creían que las Montañas Azules eran impenetrables y no llegaron hasta ellas hasta que prisioneros y otros exploradores decidieron cruzarlas, con la idea de que China, y la libertad, se encontraba justo detrás de ellas. La expedición más famosa tuvo lugar en 1813, 25 años después de que se estableciera el primer asentamiento en Sydney y, poco después se construyó una carretera que abría el acceso a la región de las Montañas Azules. Aunque se encontraron restos que indicaban la ocupación aborigen la zona, se encontraron pocos aborígenes, lo que indica que las enfermedades que los europeos acarreaban con ellos, y contra las que estaban inmunizados, habían hecho mella en los indígenas, quienes no contaban con ninguna protección.

Desde su descubrimiento, las Montañas Azules han sido uno de los lugares elegidos por los habitantes de Sydney para pasar fines de semana y escapar del calor de la costa durante el verano. Aunque se han establecido muchos pueblos en la zona y esta se ha convertido en una región bastante turística, los numerosos acantilados y precipicios han conseguido que algunas de las zonas de las Blue Mountains sólo sean accesibles a pie y, por lo tanto, no visitadas por el turismo en masa.

En las Blue Mountains podrás descubrir una tentadora combinación de impresionantes paisajes, románticos alojamientos y restaurantes de primera calidad. Puedes visitar las Blue Mountains en excursiones de un día o de varios, saliendo de Sydney y cambiando el ajetreo de la ciudad por una de las zonas en las que te sentirás más en consonancia con la naturaleza. Elijas la excursión que elijas, o incluso si deseas recorrer las Montañas Azules a tu ritmo en un coche de alquiler, existen determinados lugares que no te puedes perder.

ACTIVIDADES Y LUGARES DE INTERÉS - MONTAÑAS AZULES

Skyway, en Katoomba, es una de las atracciones más populares de las Montañas Azules, en Nueva Gales del Sur.Katoomba es el centro turístico principal de las Montañas Azules. Fue fundada en 1879, cuando se abrió una mina de carbón en la ladera de la montaña. La ciudad ha conseguido mantener un cierto aire histórico, debido en gran parte a los diferentes edificios construidos siguiendo las normas del Art Decó que pueblan sus calles. Desde Katoomba tendrás fácil acceso tanto a Jenolan Caves como a Echo Point.

Las Cuevas Jenolan están formadas por una serie de extraordinarias cavernas, nueve de ellas abiertas al público con una iluminación espectacular, ríos subterráneos y magníficas formaciones, y son, sin lugar a dudas, las cuevas de piedra caliza más impresionantes de Australia. Echo Point, desde donde podrás tener las mejores vistas de las Three Sisters, llamadas así gracias a una leyenda aborigen, es otro de los lugares que merece la pena visitar durante tu excursión a las Blue Mountains.

También en Katoomba podrás disfrutar de tres fantásticas atracciones: Scenic Railway, Skyway y Scenicscender. Scenic Railway es la línea de ferrocarril más inclinada del planeta, que te llevarán en un viaje de casi medio kilómetro de longitud con el que te adentrarás en los más profundo de estos milenarios bosques. Scenicscender es el teleférico más inclinado de Australia. Este teleférico, en sus 545 metros de extensión, te lleva al corazón de las Montañas Azules, en el valle Jamison. Y, por último, Skyway es el primer teleférico de pasajeros construido en Australia, desde el que tendrás unas vistas impresionantes de toda la región.

Leura es una villa con mucho encanto y, posiblemente, sea ésta una de las poblaciones más sofisticadas de todas las que componen las Blue Mountains. En todos los rincones encontrarás restaurantes, cafeterías así como tiendas de regalos elegantes; sus calles están bordeadas de árboles y resultan encantadoras y sus casas suelen estar rodeadas de jardines al estilo inglés o europeo.

En Mt Victoria, una pequeña villa situada en el punto más alto de las Montañas Azules, aún podrás disfrutar de un cine a la vieja usanza, así como algunos edificios interesantes. No muy lejos se encuentra Hartley, un pueblo "fantasma" que floreció durante la década de 1830 pero decayó cuando el tren dejó de llegar a su estación en 1887. También es un buen lugar en el que contemplar edificio históricos, incluido el Palacio de Justicia.

La carretera que conecta Richmond y Lithgow es una de las más bellas de este parque, con unas vistas impresionantes de la costa. Si te gustan los jardines encontrarás algunos a lo largo del camino que merecen la pena ser visitados, como son los Mt Tomah Botanic Gardens, entre Bilpin y Bell.

Lithgow es una ciudad industrial, cuyas mayores atracciones son el mirador de Hassan Walls, a 4 kilómetros al sur de la ciudad, y el tren que recorrer la vía conocida como Zig Zag Railway, que recorrió las Montañas Azules hasta 1910 y fue toda una maravilla de la ingeniería en el momento de su construcción. Hoy en día este tren hace un recorrido de 12 kilómetros a través de dos túneles y tres bellos viaductos.

HOTELES - MONTAÑAS AZULES

En las Montañas Azules podrás encontrar diferentes tipos de alojamiento. Si buscas lugares en los que acampar, puedes hacerlo en Euroka, a 4.2 kilómetros de la entrada al Parque Nacional, justo al final de Bruce Road, in Glenbrook. Otro lugar en el que acampar es Murphys Glen, al sur de Woodford. Cerca de las Cascadas Wentworth, al sureste, se encuentra Ingar y al norte de Blackheath lo puedes hacer en Perrys Lookdown. Si te encuentras en la zona sur del Parque Nacional de las Montañas Azules, podrás acampar en Mount Werong, al sur de Oberon. Acacia Flat está situado en la parte más baja del Valle Grose, también cercano a Blackheath. Y al norte de Richmond tienes Burralow Creek, al que sólo puedes acceder en 4x4.

Tan sólo en los dos primeros tendrás que pagar por acampar en su recinto, el resto de los recintos son gratuitos, pero tendrás que contactar con la oficina pertinente antes de establecerte allí.

Una de las mejores maneras de vivir las Montañas Azules al máximo es alojándote en cualquiera de los muchos hoteles y bed and breakfast históricos que se encuentran diseminados por la región. Y si quieres vivir algo completamente diferente, ¿por qué no te alojas en una cueva?

Tengas en presupuesto que tengas, y viajes de la manera en que lo hagas, en las Montañas Azules encontrarás hoteles de calidad, moteles, albergues de mochileros y mucho más.

RESTAURANTES - MONTAÑAS AZULES

Encontrarás una gran cantidad y variedad de restaurantes en las Montañas Azules, Australia.En las Montañas Azules enseguida descubrirás que muchos de los restaurantes y cafeterías que se encuentran dispersos por esta bella región son toda una recompensa en sí mismos y, algunos de ellos, una atracción más de este fantástico parque nacional.

Las Montañas Azules son una región muy diversa y esto también se ve reflejado en la variedad de la gastronomía que presentan sus restaurantes. Muchos chefs de gran experiencia se sienten atraidos por esta variedad, así como por la gran cantidad y calidad de los productos de la zona, las espectaculares vistas que muchos de los restaurantes ofrecen y, como no, por la amabilidad de los habitantes de los diferentes pueblos que componen las Montaña Azules. Y gracias a este cúmulo de peculiaridades, grandes cocineros, productos frescos de calidad y fabulosos paisajes, muchos de estos restaurantes de las Montañas Azules han ganado diferentes premios y han recibido magníficas críticas en revistas de turismo y gastronomía tanto nacionales como internacionales.

CÓMO LLEGAR A LAS MONTAÑAS AZULES

Las Montañas Azules están situadas muy cerca de Sydney y la manera más cómoda de visitarlas en mediante cualquiera de las muchas compañías que ofrecen excursiones a este maravilloso parque nacional. Tienes excursiones que van desde un día, visitando las zonas más emblemáticas, a varios días de duración, adentrándose más en la cultura y paisajes de la región.

Si decides visitar las Blue Mountains a tu ritmo en un coche de alquiler, tan sólo te llevará una hora llegar a la entrada del Parque Nacional de las Blue Mountains. Desde Sydney sigue las indicaciones hasta Parramatta. La autopista M4 comienza en Strathfield y te lleva todo el trayecto hasta Lapstone, ya dentro de este parque, a una media hora de Katoomba.

Otra ruta para llegar a las Montañas Azules es desde Richmond y si te encuentras en el oeste puedes acceder a las Blue Mountains desde Lithgow.

También puedes aprovechar la ocasión y desplazarte a las Blue Mountains en tren. Los trenes de la compañía CityRail salen desde la estación central de Sydney y llegan a Mount Victoria, aunque algunos de ellos siguen su recorrido hasta llegar a Lithgow, haciendo parada en casi todos los pueblos más importantes de la ruta.

Pequeña cascada en Katoomba, en las Blue Mountains, Australia.


Megallong Valley, en las Blue Mountains, Australia. Edificio en ruinas en Lithgow, en las Montañas Azules, Nueva Gales del Sur.